Las cooperativas agroalimentarias de Málaga logran una facturación de 1.785 millones en 2023

Las cooperativas agroalimentarias de Málaga logran una facturación de 1.785 millones en 2023

Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga ha celebrado su asamblea general con una amplia representación de entidades asociadas, una cita en la que ha hecho gala de la fortaleza de la economía social agraria en la provincia. Lo demuestran las cifras, con una facturación de 1.785.384.399 euros en 2023, que supone una subida del 19%.

Sin embargo, eso no ha supuesto un aumento de los beneficios, pues las cosechas han sido menores y los gastos de las explotaciones se han disparado. Ese aumento del volumen de negocio se explica, principalmente, por el alto precio que ha alcanzado el aceite de oliva, como ha expuesto el director gerente de la federación, Carlos Cinta. Durante su intervención, ha recordado que “tras la enorme sequía que hemos vivido, se han registrado cuotas de producción insignificantes, principalmente en el olivar y los productos herbáceos, con una enorme superficie de cultivo que se ha quedado sin cosechar”.

También ha aludido al “durísimo golpe que ha supuesto la aplicación de la PAC, que ha venido a disminuir nuestros ingresos en ayudas, en muchos casos en más del 30%, con un incremento importante de las obligaciones que hay que cumplir”. A pesar del nivel de facturación, el balance agrario que ha hecho el gerente es negativo, con una bajada del 7,2%, pasando de 701 millones de euros en 2022 a 651 en 2023. En esta cuenta, la agricultura es la principal “damnificada”, como ha señalado Cintas.

Ante este contexto adverso, la federación provincial ha mantenido su nivel de actividad por encima de otros años, con más presencia en los foros y citas de interlocución con las administraciones públicas, más representatividad en las acciones formativas y un calendario de movilizaciones que ha tenido continuidad en 2024 ante la falta de respuesta a las reivindicaciones del sector, que el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga, Antonio Luque, considera “una oportunidad perdida”. Así se lo ha transmitido a los asistentes a los que ha recordado que “es una pena no haber aprovechado toda esa contestación en la calle que ha tenido el campo malagueño y andaluz para reivindicar con más fuerza las infraestructuras hidráulicas que necesitamos”.

Luque ha recordado que “la situación del sector agrario es muy complicada y el mayor de sus problemas es la falta de agua”. Ese mensaje debe llegar, según ha explicado, “a todas las administraciones españolas y europeas” para actuar cuanto antes. Y a pesar del calendario de protestas y de la unidad que se ha escenificado entre agricultores y ganaderos, “no hemos logrado amarrar ningún compromiso en firme para que se ejecuten esos proyectos”.

Durante la asamblea también se ha hecho balance de un año que el presidente de la federación malagueña ha definido como “muy duro” y en el que se ha visto una importante caída de la producción agrícola y ganadera, lo que ha puesto a prueba a las cooperativas. Luque ha reconocido que el contexto económico y político no es el mejor y ha pedido apoyo para aliviar esta situación con cambios legislativos que favorezcan a estas empresas de economía social como una reformulación de la Ley de la Cadena Alimentaria, una reducción de la burocracia y una reorientación de la Política Agraria Común que ya no pone en el centro a los agricultores y ganaderos.

A pesar de las dificultades, las cooperativas malagueñas se han destacado por la calidad de sus productos y los esfuerzos para seguir avanzando en la innovación y la digitalización de sus instalaciones. Por ello han recibido numerosos reconocimientos en certámenes nacionales e internacionales. Un año más ha destacado el grupo Dcoop, que ha recogido varios galardones por sus vinos y por la calidad del aceite de oliva. También ha sido premiada la SAT Trops y la nueva cooperativa Agammasur, cuyos quesos han recibido cinco medallas en los World Cheese Adwards, que es el concurso especializado más prestigioso del mundo.

Acerca de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga

Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga es la principal representante de la economía social agroalimentaria de provincia. En ella se integran 64 cooperativas y más de 42.000 familias dedicadas a la agricultura y la ganadería.

La federación provincial, como parte de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, tiene un fuerte compromiso con la sostenibilidad integral del modelo (económica, social y medioambiental), así como con la innovación, pilares en los que sustenta su estrategia para reforzar la competitividad de las cooperativas asociadas. Muestra de ello es que no sólo está adherida públicamente al Pacto Mundial de la ONU para la consecución de la Agenda 2030 a través de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, sino que está reconocida como Pyme Innovadora por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El II Foro del Cooperativismo Agroalimentario resalta el orgullo de pertenencia a las cooperativas, modelo que lidera el crecimiento económico en Andalucía

El II Foro del Cooperativismo Agroalimentario resalta el orgullo de pertenencia a las cooperativas, modelo que lidera el crecimiento económico en Andalucía

Bajo el lema ‘Sostenibilidad Vs Rentabilidad’, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha congregado hoy, en la sede de la Fundación Cajasol de Sevilla, a una nutrida representación del sector agroalimentario, empresarial e institucional de la región. Ha sido en el marco del II Foro del Cooperativismo Agroalimentario, un encuentro patrocinado por la Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo y por AgroBank, que nació en 2020 para debatir y reflexionar sobre cuestiones claves para el desarrollo del modelo cooperativo y el crecimiento de las empresas de la economía social agroalimentaria.

Pese a su juventud, este foro se ha convertido ya en una cita de referencia para el sector agroalimentario, tras el éxito de la primera edición. Prueba de ello es que, en esta ocasión, ha vuelto a ser respaldada por el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, quien ha inaugurado el encuentro ante una gran expectación y con la presencia de la consejera de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, y el consejero de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Ramón Fernández-Pacheco.

A las diez de la mañana ha comenzado el programa con la intervención del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, que ha dado la bienvenida a su casa, y del director territorial de CaixaBank en Andalucía, Juan Ignacio Zafra, quien ha resaltado el compromiso que lo unen con las cooperativas, la apuesta por el mundo rural, cimentado en la cantidad de oficinas ubicadas en los pueblos.

A continuación, ha tomado la palabra el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Fulgencio Torres, quien ha presumido de ser agricultor y ha alentado a sacar a relucir el orgullo de pertenencia a las cooperativas, “un modelo empresarial que, hoy por hoy, lidera el crecimiento del sector agroalimentario de Andalucía”.

Así, dirigiéndose al presidente de la Junta, ha señalado que el hito de que Andalucía haya superado por primera vez a Cataluña en superávit comercial “ha sido posible por el buen trabajo de casi 300.000 agricultores y ganaderos que conforman nuestra base social”. Por esta razón, ha añadido, “nuestras exportaciones no paran de crecer y batir récords, elevando así la balanza comercial de la comunidad”. Y es que, detrás de los productos asociados a la marca Andalucía, como pueden ser el aceite de oliva y las aceitunas, las frutas y hortalizas, o los productos ibéricos, entre otros muchos, “hay industrias cooperativas”, ha enfatizado.

Tras hablar de la difícil situación que atraviesa el sector agroalimentario a nivel nacional e internacional, y aprovechando la presencia en el auditorio también del consejero de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural en funciones, Ramón Fernández-Pacheco, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha pedido “soluciones urgentes a los múltiples problemas que ahogan a nuestros socios”. Y entre ellos, ha resaltado tres: la falta de agua, la falta de mano de obra y la excesiva burocracia.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, ha presumido de que 17 de las 20 cooperativas más exportadoras de España son andaluzas, y de que las exportaciones agroalimentarias andaluzas baten récord. Pero ha reconocido que para allanar el camino, “hay que quitar obstáculos”. Así, tras hablar de incentivos que ha puesto en marcha el gobierno andaluz en beneficio del sector, como el Plan Estratégico para el Impulso y la Modernización de la Economía Social en Andalucía (PIMESA), dotado con 11 millones euros, ha puesto el foco en el agua.  En este sentido, ha señalado que “sin agua es imposible el progreso de Andalucía”, ya que “contamos con un 33% de precipitaciones menos desde los años 80”.

Por ello, mirando a Europa, ha informado que “estamos trabajando por lograr un plan de agua en el conjunto de la UE, para amortiguar las consecuencias en las regiones del Sur de Europa que vamos a padecer sequías”. En este sentido, y de cara a las elecciones europeas, ha señalado que “Europa tiene que hacer un plan de agua específico y serio con un cronograma”. Además, “tiene que haber un comisario de agua en Bruselas, que sea competente en la materia”. Y, por último, ha pedido recursos añadidos  de fondos comunitarios para Andalucía, por sus características climáticas, para dedicarlos al agua, pues “necesitamos alrededor de 15.000 millones de euros para inversiones hídricas”.

Para finalizar, Moreno Bonilla ha animado a las cooperativas a que sigan ganando músculo y fortaleza y se sigan integrando pues, aunque ya somos una potencia agrícola, “también tenemos que ser una potencia agroindustrial”.

 Programación

La jornada ha contado con la participación del consejero de Industria, Energía y Minas, Jorge Paradela, quien ha informado sobre las potencialidades energéticas de la comunidad. Así, ha señalado que hay 340 municipios con proyectos industriales nuevos en Andalucía, y eso, “da idea del impulso de la industria andaluza, que ha captado 11.000 millones de euros de nueva inversión en Andalucía”, ha puesto de manifiesto el consejero.

Paradela se ha referido a las oportunidades que tiene Andalucía, ya que “tenemos energía solar, eólica, biometano y un nuevo vector energético que es el hidrógeno verde, que supone una oportunidad enorme para descarbonizar las industrias”. En este sentido, ha señalado que las cooperativas deben beneficiarse de esa transición energética, resaltando que “Andalucía ofrece energía limpia a precios competitivos, y eso es una gran baza”.

También han pasado por el escenario del II Foro del Cooperativismo el ingeniero agrónomo y exministro Manuel Pimentel, quien ha disertado sobre alimentación, agricultura y cooperativismo en tiempos digitales. Durante su ponencia, que ha sido presentada por el vicepresidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Cristóbal Gallego, ha disertado sobre la situación que vive hoy el sector agrario y ha señalado que el carro de la compra es el motor de la transformación social. Así, ante una población que crece y que necesita alimentos, ha vaticinado que traerlos de fuera “no va a ser tan fácil ni tan barato”. Por ello, en este nuevo ciclo, “la cesta de la compra va a seguir encareciéndose”, y esto hará que “la sociedad se interese por la producción de alimentos y hará que el sector recupere su prestigio”.

El economista y exministro Jordi Sevilla, junto al empresario y fundador del Grupo Sacyr, Luis del Rivero, han debatido sobre la gestión hídrica. La falta de acceso al agua en cantidad y calidad es uno de los mayores problemas que frena el crecimiento del sector cooperativo y agroalimentario. Por ello, ambos expertos han señalado que en España no falta agua, pero “está mal gestionada”. Por ello, han abogado por una revisión de la gestión de este recurso. “El agua es un bien estratégico a nivel de país”. Por ello, “tenemos que sentarnos todos en la misma mesa para hablar de cómo la utilizamos y regulamos”, ha señalado Jordi Sevilla.

Por su parte, Luis del Rivero ha insistido en que “hay agua suficiente que se puede aprovechar para el regadío”, pero “se tira al mar o está acopiada por las eléctricas”. En este sentido ha insistido en que “no hay escasez, agua podemos tener sin tener que quitársela a nadie”.

Mesas de debate

El II Foro del Cooperativismo ha contado también con dos paneles de expertos, en el que han participado los directivos de cooperativas líderes en los mercados. Así, Covap, Dcoop, Unica Group y Grupo AN han protagonizado una mesa de debate bajo el título: ‘Cultivando éxitos frente a la adversidad de los mercados’. En ella se ha hablado de globalización y también de comercialización en el ámbito nacional, lastrada por la Ley de la Cadena. Una norma “bien intencionada” pero muy mejorable, como en el aspecto de establecer unos costes de producción. “Hay que trabajar en mejorar la eficiencia de las explotaciones de nuestros productores, pues la rentabilidad no llegará por la Ley de la Cadena, sino por eficiencia, por innovación, por calidad y por internacionalización”, han puesto de manifiesto.

Por la tarde ha sido el turno de las cooperativas Vicasol, Fresón de Palos, Cobadu y la Cooperativa del camp d’Ivars, las que han analizado ‘El papel de las cooperativas ante los desequilibrios de la cadena alimentaria’. El debate que ha girado en torno a cuestiones como las relaciones entre los distintos actores de la cadena alimentaria, la sostenibilidad frente a la rentabilidad, el futuro del modelo cooperativo, la dura competencia que llega de terceros países que no juegan con las mismas reglas y las fórmulas para seguir creciendo como industria y trasladar eso a los socios.  Pero sin agua y sin mano de obra garantizadas, “el sector lo va a tener muy difícil”, han coincidido.

La clausura ha corrido por parte del presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Fulgencio Torres, y la viceconsejera de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo, Beatriz Barranco, quien ha compartido la preocupación por la falta de mano de obra en el sector cooperativo, y ha concluido refiriéndose al lema de este foro, afirmando que “no hay sostenibilidad posible si no hay rentabilidad”. No obstante, ha afirmado que la economía social es resiliente y pujante. Por ello, para apoyar al sector, la Consejería ha aprobado el PIMESA 2023-2026 para, entre otras medidas, ayudar a conocer a las empresas de economía social y mejorar el sistema de ayudas e incentivos.

El II Foro del Cooperativismo Agroalimentario se ha despedido reforzando el papel de las cooperativas agroalimentarias como vertebradoras del medio rural y garantes de la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Además, ha visibilizado la contribución de estas empresas a una Andalucía próspera, ya que, “las cooperativas agroalimentarias andaluzas son el combustible necesario para que la comunidad sea la locomotora económica de España”. Por tanto, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha subrayado que “hay que apostar firmemente, y con valentía, por el modelo de economía social que representan las cooperativas”.

Este evento ha contado con el respaldo de la Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo a través de la línea 2 de Difusión y Promoción de la Economía Social del Programa de Apoyo a la Promoción y el Desarrollo de la Economía Social para el Empleo.

Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga despide a su octavo alumno del Programa Cultiva

Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga despide a su octavo alumno del Programa Cultiva

Se trata del joven agricultor extremeño Carlos Ferreiro, procedente de de Cáceres, que ha completado su estancia gratuita durante diez días en la localidad de Lagos, en Vélez-Málaga, provincia de Málaga. En este tiempo, ha recibido una formación eminentemente práctica en explotaciones modelo de cultivos arraigados en esta provincia, y ha comprobado cómo se trabaja en las cooperativas agroalimentarias, dentro del Programa Cultiva. Una iniciativa financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación e impulsada por Cooperativas Agro-alimentarias de España, con la colaboración de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía a través de su federación de Málaga.

En esta explotación, Carlos se ha formado de la mano de su anfitrión, Álvaro Bazán Ortega, quien le ha mostrado su finca, en la que coexiste el aguacate en ecológico junto a invernaderos de hortícolas. Destaca que, además de producciones más o menos tradicionales (pimientos, habichuelas, etc.), conviven otros cultivos más alternativos, como la Cúrcuma.

Durante su estancia, Carlos Ferreiro ha visitado, acompañado por su anfitrión, las oficina de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga. Allí han sido recibidos por el coordinador de la estancia, Juan José Peña, quien les ha mostrado todos los servicios que la federación ofrece a sus socios, agricultores y ganaderos.

El Programa CULTIVA o Programa de Estancias Formativas de Jóvenes Agricultores en Explotaciones Modelo es una iniciativa desarrollada y financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con entidades representativas de los sectores agrícola y ganadero de España, así como con explotaciones agrarias modelo vinculadas a las mismas, que pretende facilitar el acceso a la formación y el conocimiento práctico de la juventud agraria nacional, dando respuesta a sus necesidades formativas e impulsando el relevo generacional en el campo.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía aborda con la Consejería de Industria, Energía y Minas las necesidades energéticas de las cooperativas

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía aborda con la Consejería de Industria, Energía y Minas las necesidades energéticas de las cooperativas

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Fulgencio Torres, y el director gerente de la federación, Jaime Martínez-Conradi, han mantenido un encuentro con el consejero de Industria, Energía y Minas, Jorge Paradela, al que han trasladado las necesidades energéticas de las cooperativas agroalimentarias andaluzas.

Entre ellas, han hecho hincapié en la problemática de los microcortes en el suministro eléctrico, poniendo de manifiesto la urgencia de dar una solución mediante el refuerzo de líneas y potencia, para evitar que se produzcan pérdidas económicas en las industrias cooperativas.

Otro de los problemas que han señalado es la limitación de capacidad eléctrica, especialmente en los núcleos rurales, lo que supone un freno para el crecimiento de la actividad de las cooperativas, que se ven obstaculizadas a la hora de realizar inversiones -como nuevas naves hortofrutícolas, almazaras o plantas de ordeño, por ejemplo-, al ubicarse en zonas saturadas en las que ya resulta imposible conceder más enganches. Una realidad que resta competitividad y lastra el futuro de estas cooperativas y, por extensión, el de sus socios, que son agricultores y ganaderos.

Por último, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha señalado que la falta de inversión en la red eléctrica local impide que muchas industrias cooperativas, que quieren apostar por energías limpias a través de placas fotovoltaicas, con objeto de aumentar el carácter sostenible de sus producciones y reducir sus costes, no pueden hacerlo al no tener un sistema de evacuación cercano que les permita verter a la red la energía sobrante.

Ante este panorama, los responsables de la federación han planteado la necesidad de reforzar las infraestructuras eléctricas, cuyo proceso de planificación de inversiones para 2025-2030 acaba de abrir el Gobierno central, y de ayudas para mejorar su eficiencia energética. Una de las soluciones sería dar agilidad a los plazos de autorización y ejecución de las mejoras ya aprobadas que se eternizan, bloqueando inversiones e incluso subvenciones vinculadas a esas inversiones.
Por su parte, el titular de Industria, Energía y Minas les ha explicado que su departamento prepara nuevas líneas de incentivos para mejorar la eficiencia energética que podrán beneficiar al sector.

Sobre Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía
Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía es la federación representante de la economía social agroalimentaria de la principal región agraria de España. En ella se integran 641 cooperativas y más de 290.000 familias dedicadas a la agricultura y la ganadería. En el último ejercicio cerrado, todas ellas facturaron más de 10.400 millones de euros.

Además, 17 de las 20 cooperativas más exportadoras de España están afincadas en Andalucía, con una ratio media de ventas al exterior superior al 70%.
La federación tiene un fuerte compromiso con la sostenibilidad integral del modelo (económica, social y medioambiental), así como con la innovación, pilares en los que sustenta su estrategia para reforzar la competitividad de las cooperativas asociadas. Muestra de ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía no sólo está adherida públicamente al Pacto Mundial de la ONU para la consecución de la Agenda 2030 a través de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, sino que está reconocida como Pyme Innovadora por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El programa CULTIVA aterriza en el viñedo del Marco de Jerez y en las cooperativas vitivinícolas de la mano de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz

El programa CULTIVA aterriza en el viñedo del Marco de Jerez y en las cooperativas vitivinícolas de la mano de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz

Héctor Masa Rodríguez es un joven agricultor procedente de Dueñas (Palencia), que ha finalizado su estancia formativa gratuita en Trebujena, provincia de Cádiz, gracias al Programa CULTIVA. Se trata de una iniciativa financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación e impulsada por Cooperativas Agro-alimentarias de España, con la colaboración de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía a través de su federación de Cádiz.

Esta estancia, que no tiene coste alguno para el beneficiario, ha sido de 11 días (del 6 al 17 de mayo).  Durante este tiempo, Héctor ha podido disfrutar de una formación eminentemente práctica en una explotación modelo situada en Trebujena (Cádiz), dedicada al cultivo de la vid. De esta forma, ha adquirido  y consolidado conocimientos ‘in situ’ sobre aspectos técnicos y de gestión que este joven podrá aplicar en el desarrollo de su propia actividad agraria en su lugar de origen.

Este participante del Programa CULTIVA ha estado tutorizado por personal de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz, en concreto, por el gerente de la federación, Juan Carlos Barroso, coordinador de la estancia; así como por el propio anfitrión de la explotación, el viticultor Miguel Núñez.

Durante su formación, este joven agricultor ha conocido de cerca el viñedo del Marco de Jerez,  a través de una explotación familiar que se hace de la forma tradicional de vara y pulgar. Ha visitado las oficinas de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz, donde ha podido conocer el trabajo que se desarrolla en las cooperativas así como el de la propia federación. También ha visitado las instalaciones del IFAPA del Rancho de la Merced, en Jerez de la Frontera, donde Héctor ha conocido de la mano del director, Carlos del Moral, tanto las instalaciones, como los proyectos que se vienen desarrollando en dicho centro.

La visita ha concluido en la Cooperativa Nuestra Señora de Palomares de Trebujena, donde, además de conocer las instalaciones y las bodegas, se le ha enseñado de primera mano el funcionamiento de una cooperativa vitivinícola y se le ha explicado el proceso de elaboración de los vinos en el Marco de Jerez.

El Programa CULTIVA o Programa de Estancias Formativas de Jóvenes Agricultores en Explotaciones Modelo es una iniciativa desarrollada y financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con entidades representativas de los sectores agrícola y ganadero de España, así como con explotaciones agrarias modelo vinculadas a las mismas, que pretende facilitar el acceso a la formación y el conocimiento práctico de la juventud agraria nacional, dando respuesta a sus necesidades formativas e impulsando el relevo generacional en el campo.