Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva y la Fundación “la Caixa” llevan desayunos saludables a los escolares onubenses

Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva y la Fundación “la Caixa” llevan desayunos saludables a los escolares onubenses

El Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Juan Ramón Jiménez, del municipio onubense de Beas, ha protagonizado el arranque de la campaña que Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, a través de su federación provincial, y la Fundación “la Caixa”, a través de CaixaBank, están promoviendo para divulgar entre los escolares de la provincia los valores tanto de la actividad agraria como del cooperativismo agroalimentario, así como el peso que este modelo empresarial tiene en la economía andaluza.

Una campaña que surge ante la necesidad, por un lado, de dignificar la profesión de todos esos hombres y mujeres del campo que, con su esfuerzo diario, se encargan de producir alimentos ricos y saludables; y, por otro, de mostrar a los estudiantes cuál es el proceso que muchos de esos productos realizan después en las industrias para llegar a las mesas de los consumidores tal y como los conocemos.

La campaña se divide en varias acciones y se dirige a distintas etapas educativas. Así, para los alumnos de 3º y 4º de Primaria (entre 8 y 10 años), la actividad se desarrolla en el propio centro educativo y consiste en una propuesta lúdica y divulgativa. Comienza con una charla de presentación y un vídeo, en el que Carmen Campos y Pepe Vaqueros, dos personajes virtuales, explican con un lenguaje cercano el trabajo de las miles de familias dedicadas a la agricultura y la ganadería, el origen de las cooperativas y su funcionamiento.

Conceptos que después se afianzan con la ayuda de dos juegos interactivos: ‘La Oca Granjera’, una adaptación del tradicional juego para mostrar cómo es la producción de alimentos y el trabajo de las cooperativas en Andalucía; y ‘Desayunos Saludables’, en el que los escolares tienen que hacer una compra virtual y realizar la mejor propuesta de desayuno a partir de alimentos variados, saludables y andaluces. La recompensa a este juego será realizar un desayuno con esos mismos productos saludables.

En el caso del CEIP Juan Ramón Jiménez, han sido un total de 46 los alumnos de tercero de Primaria que han participado en esta actividad, coordinada por técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva, cuyo colofón ha sido disfrutar de un desayuno a base de frutas y aceite de oliva virgen extra donado por varias cooperativas onubense. En concreto, la cooperativa Cuna de Platero ha colaborado aportando frutos rojos, mientras que las cooperativas SCA Nuestra Señora de la Oliva (Oleodiel), SCA del Campo San Bartolomé (Olibeas), SCA Nuestra Señora del Reposo (Aceites Candón) y SCA San Antonio Abad (Oleocampiña) han aportado el aceite.

En los próximos días, la campaña aterrizará en Huelva capital, en concreto, en el Colegio Santo Ángel Festa, donde unos 50 escolares de tercero de Primaria participarán en estos desayunos saludables.

Acciones en Secundaria

La campaña también está destinada a los institutos, pues proyecta otro tipo de acciones para los alumnos de 15 a 17 años, que cursan 4º de la ESO y 1º de Bachillerato. Para estos estudiantes, el objetivo principal es dar a conocer el modelo empresarial cooperativo y sus nichos de empleo. En este caso, la acción se desarrolla en una cooperativa, donde se proyecta el vídeo titulado ‘Tu futuro profesional en las cooperativas agroalimentarias’. Un documental en el que se explica la diversidad de opciones laborales -más allá de la agricultura y la ganadería- que ofrece el modelo, desde el testimonio de ocho trabajadores.

A continuación, se entrega a los estudiantes una ‘Guía de Empleabilidad’ en la que se desgranan más de una treintena de empleos vinculados a la actividad de las cooperativas agroalimentarias, así como la titulación necesaria para desarrollarlas, ya sea mediante Formación Profesional o carrera universitaria. Por último, se afianzan los conocimientos adquiridos con un recorrido por la cooperativa en la que el alumnado puede ser testigo de cómo se trabaja y quiénes desarrollan su labor profesional en esa empresa en concreto: ingenieros agrícolas, veterinarios, técnicos de I+D+i, informáticos, expertos en marketing y comunicación, economistas, etc.

Con estas actividades se pretende que quienes se están formando actualmente con objetivo de ocupar un puesto de trabajo en un futuro tengan en mente que las cooperativas y el sector agroalimentario permiten el desarrollo profesional en un amplio abanico de sectores y que estas empresas están afincadas en los pueblos, creando empleo y riqueza en el medio rural. Por lo tanto, con este proyecto, se contribuye a impulsar el relevo generacional.

A este respecto, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva, Francisco J.  Contreras, señala que “la actividad ayuda a valorar el papel que el sector agroalimentario y sus cooperativas juegan en la economía y la sociedad andaluza. Es por sí misma una actividad muy interesante, que, además, se ve mejorada con el entusiasmo y dedicación que ponen los coordinadores y profesores de los centros educativos que se ofrecen a recibir esta formación”.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se adhiere a ‘El Sentido de la Carne’, un proyecto pionero de colaboración para poner en valor el placer de consumir carne

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se adhiere a ‘El Sentido de la Carne’, un proyecto pionero de colaboración para poner en valor el placer de consumir carne

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se ha unido a la campaña  “El Sentido de la Carne”, una iniciativa pionera de colaboración de la cadena de valor del sector cárnico y la distribución para reivindicar el placer de consumir carne y la idoneidad de integrar este alimento en el marco de una dieta completa y equilibrada.

«El Sentido de la Carne» tiene como objetivo principal transmitir que la carne y los productos cárnicos forman parte de nuestra cultura gastronómica y que, consumirla de acuerdo a las pautas recomendadas, contribuye a una dieta variada y equilibrada en el marco de una Dieta Mediterránea.

Además, según los datos de AECOC Shopperview -el servicio de conocimiento y análisis de los cambios de comportamiento y la evolución de las tendencias de consumo de AECOC- y FECIC-, el 45% de los consumidores de carne la incluye en su dieta por el placer que le proporciona el consumo de este alimento. Solo el aporte de proteínas (51% de las menciones), supera como motivo principal de elección al disfrute que aporta el consumo de carne. Asimismo, el 34% de los consumidores alega que consume carne para poder seguir una dieta equilibrada y el 26% por razones de salud.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se suma así a una campaña que pone en valor la producción cárnica de manera sostenible, en apoyo de sus 17 cooperativas asociadas en los sectores cárnicos (porcino blanco, porcino ibérico, vacuno de carne y ovino-caprino de carne), ante los continuos ataques e intentos de desprestigio sufridos en los últimos años por determinados lobbies, que con argumentos partidistas y sin rigor científico, han emprendido una pugna contra la producción y el consumo de carne. Un sector que vela por el mantenimiento del territorio y la fijación de la población, además de ser un pilar fundamental para la economía andaluza, que facturó en el último ejercicio más de 184 millones de euros.

Junto a la federación andaluza, Cooperativas Agro-alimentarias de España, de Extremadura, de Madrid y de Navarra, ya se han incorporado a esta iniciativa, y se espera que en las próximas semanas las cooperativas ganaderas a título particular también den su apoyo. De esta forma, el modelo cooperativo se suma a un centenar de empresas y organizaciones de toda la cadena de valor del sector cárnico y la distribución, quienes también forman parte de la iniciativa “El Sentido de la Carne”, cuya imagen y mensajes podrán verse, a partir del próximo mes de mayo, en los puntos de venta de las principales cadenas, en el packaging de algunos productos, en los folletos comerciales; así como en las webs y redes sociales de las empresa y organizaciones participantes.

La Ley de la Cadena Alimentaria no funciona y perjudica a las cooperativas y a sus socios, agricultores y ganaderos

La Ley de la Cadena Alimentaria no funciona y perjudica a las cooperativas y a sus socios, agricultores y ganaderos

La situación de asfixia económica y burocrática que el sector productor lleva padeciendo los últimos años, ha llevado a los agricultores y ganaderos a sacar sus tractores a la calle, iniciando un calendario de movilizaciones por toda Andalucía que, tras la tregua de la Semana Santa, se empieza a reactivar en algunas provincias. Tal es el caso de Córdoba, que realizará una nueva acción de protesta el 24 de abril, con la participación de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía a través de su federación provincial.

En el centro de estas movilizaciones hay varias reivindicaciones, entre ellas, la Ley de la Cadena Alimentaria. Una norma muy esperada en el sector pero que, tal y como está concebida, “se ha constatado que no funciona, pues la realidad del mercado demuestra que no sirve para resolver los problemas de rentabilidad de las explotaciones”, declara el presidente de la federación, Fulgencio Torres. Además, a las cooperativas les supone más burocracia y una situación de desventaja competitiva frente a otras empresas, ya que sólo los clientes de las cooperativas están obligados a inscribir los contratos alimentarios, lo que, a priori, ya genera rechazo. Por esta razón, la federación regional exige “corregir urgentemente esta normativa”, en base a las siguientes motivaciones.

En primer lugar, la medida estrella de esta ley, que se aplica a nivel nacional, es que prohíbe la compra de los productos españoles por debajo de sus costes de producción. Y es aquí donde está su primer escollo, pues, “¿quién define cuáles son esos costes?”, pregunta el responsable de la entidad. En este sentido, explica que, dentro de un mismo sector productivo, por ejemplo el olivar, “los costes varían mucho dependiendo de la eficiencia en los recursos, el tipo de cultivo y suelo o la gestión de las explotaciones”. Así, “no tienen los mismos costes productivos un agricultor de olivar tradicional y otro de olivar superintensivo”, apostilla el presidente. Por ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía insiste en que, para que esta ley sea realista, en primer lugar, debe integrar unos costes de producción aplicables a todos los productores de cada sector.

Importaciones

En segundo lugar, para que la Ley de la Cadena funcione, “los productos importados no deberían venderse por debajo de los costes prefijados para los productos españoles”, y esto “no se está cumpliendo”. Un ejemplo claro está en la leche de cabra. Así, pese a que España ha sido históricamente líder europeo en producción láctea, países como Holanda están poniendo en riesgo este liderazgo. De hecho, la leche holandesa se vende mucho más barata que la leche española, razón por la que las industrias lácteas españolas se están proveyendo de leche holandesa para la elaboración de quesos, cuyas importaciones no paran de crecer, mientras que las explotaciones caprinas andaluzas se ven abocadas al cierre al no poder dar salida a su producción.

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía recuerda que los productos cooperativos compiten en un mercado europeo y mundial, donde también acceden agricultores de terceros países que producen con unas normas mucho más laxas. En España, debido a la exigente normativa de seguridad alimentaria, los costes de producción, siempre van a ser más altos que en otros países que no están obligados a cumplir las mismas reglas en materia ambiental, laboral y social. Por tanto, puede darse la paradoja que, debido a esos mayores costes de producción, un kilo de tomates, por ejemplo, de Almería, se venda a un precio mínimo de 0,60 euros; mientras que los tomates de Marruecos, -que no están sometidos a esta Ley-, se vendan en los mismos mercados a 0,30 euros el kilo.

En tal caso, “¿Qué tomates serán los que comprarán las cadenas de distribución?”, se pregunta Fulgencio Torres, quien presupone un claro perjuicio para los agricultores almerienses. “¿Qué haremos entonces con los tomates de Almería?”. “¿Quién pagará a los productores que no puedan vender su producto por la aplicación de esta Ley?”, lamenta el presidente de la organización.

Por todo ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía exige que, para que esta ley sea realista y útil al sector, “debe integrar unos costes de producción aplicables a todos los productores de cada sector concreto, evitar que se vendan productos llegados de otros países por debajo de esos costes prefijados por el ministerio y establecer mecanismos de compensación para aquellas campañas en las que no se pueda vender porque los precios no alcancen ese nivel”.

Mientras que estos requisitos no se incorporen al texto, la federación advierte que seguirá rechazando esta Ley de la Cadena, al tiempo que seguirá trabajando para que sus 641 cooperativas adheridas y sus más de 297.000 agricultores y ganaderos asociados, obtengan el máximo valor de mercado por sus producciones, productos de la máxima calidad y seguridad alimentaria, que son sostenibles y que mantienen vivos los núcleos rurales.

La apicultura malagueña y la gestión cooperativa seduce a jóvenes agricultores

La apicultura malagueña y la gestión cooperativa seduce a jóvenes agricultores

Continúan llegando a Málaga jóvenes agricultores de distintas comunidades autónomas para aprender cómo es el día a día en distintas explotaciones modelo de cultivos arraigados en esta provincia, y para ver cómo se trabaja en las cooperativas agroalimentarias, dentro del Programa de estancias gratuitas Cultiva. Se trata de una iniciativa financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación e impulsada por Cooperativas Agro-alimentarias de España, con la colaboración de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía a través de su federación de Málaga.

El último que ha finalizado su formación es Mattin Jaureguio Echeverria, apicultor de un pueblecito de San Sebastián, en el País Vasco, quien ha podido conocer durante su estancia de dos semanas explotaciones apícolas en el municipio malagueño de Cuevas del Becerro. En concreto, se ha incorporado a la explotación de Juan Antonio García Villalba, que ha ejercido como anfitrión. Se trata de uno de los apicultores más reconocidos de la zona, por la cantidad de colmenas y su dinamismo en la asociación de apicultores. Pero, además, Juan Antonio es olivarero y su finca destaca también por estar en ecológico y usar técnicas de agricultura regenerativa.

La experiencia de ambos ha sido más que positiva. De hecho, el anfitrión ha señalado que «ha estado muy bien todo. Mattin ha aprovechado la mayoría de las tardes y el fin de semana para estar con otros apicultores que hacen otros manejos diferentes al mío y al suyo, con lo que se ha enriquecido profesionalmente durante su estancia». «Hemos aprendido el uno del otro», ha comentado. Así, «le hemos aportado nuestra forma de producir y él a nosotros su forma de comercializar». En definitiva, «ha hecho muy buenas relaciones con el colectivo de apicultores de nuestro pueblo y hemos quedado para posibles visitas a los apicultores del País Vasco».

En su estancia, este joven agricultor ha estado tutorizado por Juan José Peña Rodríguez, coordinador de la estancia, quien le ha enseñado las instalaciones de la sede de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga y todos los servicios que prestan sus técnicos a las cooperativas federadas.

El Programa CULTIVA o Programa de Estancias Formativas de Jóvenes Agricultores en Explotaciones Modelo es una iniciativa desarrollada y financiada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con entidades representativas de los sectores agrícola y ganadero de España, así como con explotaciones agrarias modelo vinculadas a las mismas, que pretende facilitar el acceso a la formación y el conocimiento práctico de la juventud agraria nacional, dando respuesta a sus necesidades formativas e impulsando el relevo generacional en el campo.

   

Los retos del olivar del verdeo, a debate en el II Congreso de la Aceituna de Mesa de Cooperativas Agro-alimentarias

Los retos del olivar del verdeo, a debate en el II Congreso de la Aceituna de Mesa de Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias de España y de Andalucía han celebrado este viernes, con el patrocinio de AgroBank, el II Congreso Cooperativo de Aceituna de Mesa que ha reunido en Córdoba a más de un centenar de asistentes para analizar la situación del sector del verdeo y sus retos de futuro. El encuentro ha servido para recordar las nuevas exigencias del contexto europeo, el problema de los aranceles y las nuevas fórmulas para afrontar la sequía que ha mermado las últimas cosechas.

A lo largo de un amplio programa, los participantes han hecho una radiografía de la situación y han avanzado los objetivos del Plan Estratégico Sectorial que ya está en marcha. Así lo ha destacado el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Fulgencio Torres, que ha sido el encargado de inaugurar este congreso, una intervención en la que ha apostado por “reforzar el cooperativismo, un modelo indiscutible en cultivos como la aceituna para aderezo, con más de 150 cooperativas repartidas por España, de las que la mitad tiene sede en Andalucía.

En el acto de apertura lo ha acompañado el director territorial de CaixaBank en Andalucía, Juan Ignacio Zafra, quien ha ahondado en la necesidad de apoyo a las cooperativas para seguir siendo una referencia en el ámbito agroalimentario. También se ha pronunciado Ángel Villafranca Lara, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y Ana Rodríguez Castaño, directora general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura y Pesca, que han coincidido en que “el trabajo desarrollado por este tipo de sociedades supone un gran esfuerzo integrador de zonas rurales”.

La jornada ha continuado con un coloquio entre los eurodiputados andaluces Clara Aguilera (PSOE) y Juan Ignacio Zoido (PP), presentados por el responsable del Consejo Sectorial de la Aceituna de Mesa, Gabriel Cabello, que acaba de revalidar su cargo. Ambos han avanzado los retos del sector agrario en el contexto europeo, poniendo el acento en la reforma de la PAC. A dos meses de las elecciones para elegir un nuevo Parlamento Europeo, ambos representantes han destacado las dificultades del campo español agravadas por los conflictos bélicos en Ucrania y Oriente próximo y la política arancelaria americana. La eurodiputada socialista ha destacado además el gran reto ecológico y el papel protagonista que desempeñan en el mismo las cooperativas agroalimentarias. Por su parte, Zoido ha insistido en la necesidad de transformar la Política Agraria Común para que vuelva a centrarse en el sector y no en otros ámbitos como el cambio climático, que tiene otros programas específicos.

Aranceles en Estados Unidos

El estado actual de los aranceles impuestos por Estados Unidos ha centrado la intervención de Pedro Pascual Fernández, subdirector general de Política Arancelaria y de Instrumentos de Defensa Comercial del Ministerio de Economía, Comercio y Empresa, quien ha descrito un panorama “inestable e incierto”, pues el problema no se ha resuelto y las negociaciones tampoco han dado los frutos deseados.

El Congreso Cooperativo de la Aceituna de Mesa ha abordado también las nuevas soluciones a problemas como la sequía en un debate, moderado por el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba y director general de Dcoop, Rafael Sánchez de Puerta, en el  que han participado José Manuel Domínguez, jefe de servicio de Gestión del Estado Ecológico de las Aguas del Mediterráneo de la Junta de Andalucía; Emilio Camacho, catedrático de Ingeniería Hidráulica y Gonzalo Martínez García, profesor de Física Aplicada, ambos de la Universidad de Córdoba. Durante el coloquio se ha planteado el reto del uso de aguas regeneradas en la industria de la aceituna de mesa, una vía que es “compleja y costosa” pero que ofrece una solución para regar los cultivos en épocas de sequía extrema como la que acabamos de vivir.

Sin embargo, todos los ponentes han dicho ser conscientes de que sin agua no hay rentabilidad. De hecho, el propio moderador ha recalcado que “el agua más cara es la que no se tiene” y ha puesto sobre la mesa la necesidad imperiosa de que las administraciones inviertan en infraestructuras hídricas y en innovación para aprovechar este recurso.

La promoción exterior en mercados tan lejanos como el sudeste asiático ha sido otro de los puntos fuertes del encuentro. La estrategia de la Organización Interprofesional Interaceituna ha dado a conocer la promoción del producto en países como China e India. De cara al futuro, la intención es seguir apostando por esa promoción exterior en lugares donde se ha detectado una mayor demanda de la aceituna y adaptarlo al consumo que realizan estos potenciales clientes.

La transformación digital es otro reto que afronta el sector y en el que avanza gracias al consorcio Andalucía Agrotech EDIH, el ecosistema de innovación digital andaluz del que forma parte Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía. Se trata de una alianza pública-privada liderada por la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía que está participada por más de 30 entidades. En concreto, la ponencia ha estado a cargo de Juan Ramón Suárez, gerente de Agropecuaria de Herrera S.C.A. y José Antonio Adama, del equipo técnico de Andalucía Agrotech EDIH, que han ofrecido diferentes modelos de digitalización en parcelas de cooperativas.

Mesa de debate

Este II Congreso Cooperativo de la Aceituna de Mesa ha concluido con un coloquio sobre la situación comercial de las cooperativas del sector moderada por la periodista Inma Lopera. En la misma han participado Julio Roda Peñalvo, director general de Agrosevilla; Salvador Reyes, director de aceituna de mesa de Dcoop; Alberto Carrillo, director general de Viñaoliva; Ángel Abellán, director de exportaciones de Oleand y Tomás Garzón, director técnico de Acenorca, quienes han señalado que la importancia de diferenciar el producto y de reivindicar el origen del mismo.

Retos como el relevo generacional, la falta de infraestructuras hídricas para combatir la sequía, la competencia de otros mercados que juegan con distintas reglas o la rentabilidad económica para garantizar la viabilidad de las explotaciones agrícolas y fábricas de transformación son algunas de las cuestiones que han surgido durante el coloquio. Como conclusión han considerado necesario “desterrar esa idea de que las cooperativas son entidades sin ánimo de lucro, porque lo primero que necesitamos es ser rentables y competitivos”, han coincidido los ponentes.

También han valorado la iniciativa de Cooperativas Agro-alimentarias de España de lanzar el sello ‘Producto Cooperativo’, que se ha presentado durante el congreso, porque “eso nos aporta valor de origen”. Es una demanda a la que al fin se ha dado respuesta.

La clausura del encuentro ha corrido a cargo del presidente del Consejo Sectorial de la Aceituna de Mesa, Gabriel Cabello, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta, Francisco Acosta Rosa.